628-niña_lentesUno de cada tres casos de fracaso escolar se relaciona con problemas de mala visión; de hecho, el 50% de los niños que necesitan gafas no las usa porque sus padres desconocen sus problemas visuales.

 

Por ello, la asociación Visión y Vida lanza una campaña para concienciar a los padres de la importancia de que lleven a sus hijos a una revisión visual con su óptico-optometrista antes de la vuelta al colegio.

Y esto aunque no se haya percibido ninguna anomalía, ya que los más pequeños no saben comunicar qué les ocurre o qué síntomas padecen, por lo que es más difícil detectarlo; además, este tipo de problemas a largo plazo puede ocasionar patologías más graves.

Visión y Vida quiere explicar a los padres algunos síntomas que pueden alertar de la posible existencia de un problemas visual en los menores, como por ejemplo la falta de coordinación ojo-mano, la fatiga visual y visión borrosa de cerca -eventual o continua- o fuertes dolores de cabeza sobre y a los lados de los ojos.

Además, “existen otros síntomas que se suelen asociar con problemas de visión y que pueden ser fácilmente detectados en el propio colegio tanto por los padres como por los profesores, como son los problemas de aprendizaje reflejados en la falta de comprensión de las tareas o en la lectura de libros, un bajo rendimiento escolar, una lectura lenta o guiada con el dedo, acercándose mucho al papel; salirse de los espacios al colorear un dibujo, déficit de atención o concentración e hiperactividad en lugares cerrados”, recuerda Salvador Alsina, presidente de Visión y Vida.

Para que alumnos, padres y profesores puedan empezar el periodo escolar con seguridad, Visión y Vida lanzará -desde el 26 de agosto hasta el inicio de las clases-, consejos y trucos en las redes sociales que serán muy útiles para cuidar y vigilar fácilmente el estado de la visión de los más pequeños.